sábado, 4 de agosto de 2012

Cuidándose bien.


Hoy le voy a dedicar la entrada a las distintas aves acuáticas de Cantabria a las que he observado alimentándose y aseándose, empezando por los zarapitos trinadores (Numenius phaeopus) de Santoña en su incansable búsqueda de pequeños cangrejos.










Los cangrejos de esta talla podían considerarse a salvo de sus implacables picos.




Junto a ellos estaba una garceta común (Egretta garzetta) pescando pececillos (aunque en las primeras fotos parece que ha atrapado un crustáceo).






Hablando de zarapitos y garcetas, este pasado miércoles (en Santoña también) había junto a una garceta un zarapito bastante grande como para ser trinador, que resultó ser un zarapito real (Numenius arquata), especie que normalmente aparece aquí como invernante.






Y mientras tanto, la garza real (Ardea cinerea) no me dedicó escenas de pesca, prefirió acicalarse el plumaje tranquilamente.






También se dejan ver las garzas reales en la Ensenada de San Bartolomé, donde el día 23 de julio me encontré a lo lejos con dos espátulas (Platalea leucorodia) entre los muchas figuras blancas de las garcetas, barriendo con el pico sin parar.






Otras a las que siempre se pilla comiendo son las agujas colinegras (Limosa limosa) de las Marismas Negras en Astillero. En la cuarta foto podéis ver al ejemplar anillado en Islandia.









Ojalá fuera tan fácil con los cormoranes. Pero he conseguido con ellos una novedad al observar por primera vez y sin dudas al cormorán moñudo (Phlacrocorax aristotelis) el día 25 en Santoña, un par de ejemplares juveniles en la zona cercana a la plaza de toros. No los vi pescar, pero sí zambullirse y bañarse para tener el plumaje en óptimas condiciones, salpicando a lo bestia.









Nuestro último comilón es el charrán común. Soy muy cabezota en querer fotografiar a alguno pescando, pese a lo condenadamente difícil que es seguir a estos misiles alados con agilidad endiablada. Esta tarde lo intenté con este ejemplar en Astillero que sólo se zambulló una única vez, pero sí logré pillarlo pescando un pececillo de la superficie en las tres últimas imágenes.
Tenía una anilla de metal en su pata derecha, pero no hubo manera de conseguir una foto donde se pudiera leer algo.











Aprovecho la ocasión para consultar sobre algo que vi esta tarde. ¿Qué puede ser esto, un chorlitejo grande y un correlimos común como pienso yo?




Hoy me despediré de la misma manera que la ensenada se despide de mí, con los tonos naranjas del ocaso y los reclamos de los zarapitos trinadores (aunque sea en imágenes, con el sonido habrá que usar la imaginación, ese poder tan infravalorado que tenemos).






10 comentarios:

  1. Hola Carlos:

    Esos dos limícolas parecen correlimos común (como tú dices) y chorlitejo (seguramente grande, ya que el chico es bastante escaso).

    Buenísimas fotos de todo, especialmente las del charrán.

    Saludos;

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno espera, ¿qué digo?

      El chorlitejo grande seguro. Ni me fijé en la ancha franja alar que tiene...

      Eliminar
    2. Gracias, sobre todo por la ayuda con las limícolas, que no estoy muy acostumbrado que digamos en ese terreno.
      ¡Saludos!

      Eliminar
    3. -Sí claro, se me haría un poco raro ver un correlimos en Andújar... ;)


      Saludos.

      Eliminar
  2. Qué bien qué de cositas tienes allí para fotografiar.. Los Zarapitos los tenías pero que bien cerquita.. Muy bonitos los vuelos de los Charranes.. Enhorabuena y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, a los zarapitos (al igual que la garceta) los tuve muy cerca desde un observatorio.
      ¡Gracias y saludos!

      Eliminar
  3. Que bien te lo estas pasando amigo mio, que maravilla de reportajes los que nos ofreces para nuestro deleite y entretenimiento. Saludos desde mi terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me lo paso genial! Muchas gracias como siempre por pasarte por aquí y dedicarme tu tiempo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Estas en razon el primero chorlitejo grande y el segundo Calidris Alpina, todavia con el pechito negro.....
    Una entretenida entrada de aves de costa y estuario.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti también, no debo ser entonces tan pésimo reconociendo limícolas, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar