domingo, 8 de julio de 2012

Baños de la Encina.


Muy cerca de mi pueblo está esta localidad, tendida a los pies de Sierra Morena y muy bien imbuida de sus encantos.
Lo primero que se enseña siempre de Baños es el castillo de Burgalimar (Bury al-Hamma en árabe), una de las fortalezas musulmanas mejor conservadas que tenemos.








Pasemos a los ilustres habitantes que podemos encontrar en sus tierras anexas a la vecina Sierra de Andújar.
En este pueblo es muy popular la carne de caza, inevitablemente encontraremos muchos ciervos (Cervus elaphus) en sus encinares.
El primero se asustó un poco al descubrirme entre los matorrales, los dos siguientes son cervatillos que ya más bien son cervatorros, mientras que las dos últimas fotos sí son pequeñas crías (ejemplares distintos) con sus madres.







También está muy presente la famosa pieza cinegética de pluma, la perdiz roja (Alectoris rufa), aunque yo prefiero cazarlas con mi cámara.




Siempre atentos a los movimientos de ganaderos y cazadores están los buitres leonados (Gyps fulvus), que incluso se ven volar desde el centro del pueblo. Estas fotos son de una mañana nublada de la reciente primavera.





Algunos emplumados más pequeños se ven muy ocupados con la crianza de sus pequeños, como este escribano montesino (Emberiza cia) con el pico a rebosar de suculentas orugas.





Este lugar me ha brindado la observación de dos especies nuevas. La primera es la la bonita collalba rubia (Oenanthe hispanica), toda una novedad para mí, la lástima es que se fue tan rápido como llegó.




La segunda fue el críalo (Clamator glandarius). Creo que el verano pasado vi uno volando, pero éste de las fotos es el primero que veo con total seguridad. Estaba lejos y un alcaudón común (Lanius senator) no paraba de tirarle pasadas y espantármelo cada vez que lo tenía a punto en mi objetivo, el muy puñetero.







Mirad al alcaudón, mirad, que hasta parece que se ríe el muy hijo de...




Se pueden ver nutridos grupos de abejarucos (Merops apiaster), a los que intento afotar como puedo desde el coche. ¡Es lo que hay!









Y ahora os enseñaré unas cuantas imágenes del pueblo y a sus habitantes alados.






No puede faltar la preciosa y familiar estampa de un campanario con su nido de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia).







Ni tampoco los clásicos nidos de barro del avión común (Delichon urbica) ni el griterío de los vencejos comunes (Apus apus) al atardecer.






Un insigne inquilino del castillo es el roquero solitario (Monticola solitarius), que alegra las viejas piedras con sus cantos al estilo mirlo.




Y, para terminar, como un amigo mío siempre me está diciendo que no le hago fotos a las aves más comunes... pues aquí le dejo a la tórtola turca (Streptopelia  decaocto) en comparación con su prima la tórtola común (Streptopelia turtur). ¡Hale!





No olvido que en este pueblo hay una colonia de cernícalos primilla, pero eso lo dejo para cuando tenga ocasión de conseguir algo de material decente.

13 comentarios:

  1. A la collalba rubia la has pillado de morfo gaeganta oscura (poco común en la península, es más frecuente la de antifaz) que suerte. El escribano precioso y el críalo una pasada; qué cachondo el alcaudón, jeje!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que la de garganta oscura es más rara... ¡mejor entonces, gracias por el dato! Ya ves que el alcaudón se lo pasó pipa fastidiando al críalo y a mí de paso, todo un granuja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Que maravilla Carlos el mezclar lugares y habitantes hace honor al título de tu blog. Ese Montesino es espectacular. Me ha encantado la entrada, es una de mis preferidas de cuantas te he visto. Un fuerte abrazo amigo mio y saludos desde mi Terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la idea cuando empecé el blog, aunque fui tirando muchísimo a las aves al final, pero seguro que haré más entradas de este estilo.
      Muchas gracias por comentarios así que me animan a seguir, ¡saludos!

      Eliminar
  3. Menuda entrada!! Te ha quedado genial, y el castillo con el pueblo tienen una pinta guapa, guapa. Los cervatillos te han quedado muy bien, y monísimos :$. Por lo demás, está muy chula la foto del escribano con las oruguitas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Yo sabía que esto os iba a gustar a uno que yo me sé y a ti, jejeje. Iba guardando fotos hasta poder juntarlas en un hilo común y me ha gustado así.

      Eliminar
  4. Este año conoci este pueblo, es precioso. La gente encantadora, como todos los serranos. Frente al castillo hay un hotel que tiene las habitaciones con terraza, te sientas al fresquito y a disfrutar con el buho real que canta desde su torreón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustase mi tierra. Y muy bien que comerías allí, ¿verdad? Lo del búho no lo sabía yo, lo sumo a las curiosidades de la zona junto con la cigüeña negra que me han dicho que ronda por su embalse.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Pues claro que le gusta a ese "uno que tú sabes". Me encanta que al fin una de tus entradas sea como el concepto original de "entre viajes y pollos".
    Por suerte (o mala suerte) ya conocía alguna de las fotos e historias, aunque en general ha sido una sorpresa para mí. Entre las aves prefiero al escribano montesino (ya me conoces, yo y los pajarillos).

    A ver si para el curso que viene podemos ir por allí y nos muestras tus lugares, tal como nosotros por aquí xD.

    P.D: te esperan muchas entradas de este tipo sobre Cantabria y Asturias, y si no las haces te obligaré.

    P.D.D: y para la próxima más suerte con los primillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeeeeeeno, bueeeeeeno, no tendrás que pegarme, porque también te hice caso con poner fotos de paisajes y mira.

      PD: nos lo vamos a pasar como cosacos.

      Eliminar
  6. Muy interesante todo.

    Las fotos muy bien.


    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Buena entrada sobre los alados bañuscos, Carlos! Las cigües negras se llegan a ver durante sus vuelos desde el mimo pueblo, precisamente desde el castillo. La verdad es que la "casa" de estos primillas no puede ser más espectacular!

    Un saludo

    ResponderEliminar