jueves, 7 de junio de 2012

Algunas cosas del martes


Mi idea original era unir en una entrada lo que vi el martes con lo que hoy encontrase, pero hoy no ha sido precisamente el mejor día para salir a ver aves y os dejaré entonces con las fotos del martes.

Me estuve dando una vuelta por el collado, y no faltaron las águilas calzadas (Hieraaetus pennatus) como siempre. Ésta se puso a hacer picados no muy lejos de mí, pero se ponía justo delante del sol como si quisiera tomarme el pelo. Al menos nos mostrará el bonito dibujo de su espalda.





Quiso irse apartando del sol mientras tomaba altura para marcharse a otra parte.





Al seguir subiendo por la ladera, hizo aparición como una flecha la hembra de gavilán (Accipiter nisus) de este territorio, con el buche bien lleno. Sólo me dio tiempo a esto antes de desaparecer entre los pinos.




Llego a la parte alta al fin, no sin antes irme parando a disfrutar de vistas así de bonitas y variadas, con la ladera de bosque mediterráneo, los encinares de abajo, los cultivos y las tierras manchegas en el horizonte.




Y esto que no sé lo que es, pero me llamó la atención.




Iba viendo un enorme número de vencejos comunes, y me empeñé en volver a fotografiar vencejos reales (Apus melba) pese a la dificultad de que esa vez sólo había unos pocos entre ellos, y para cuando identificaba un real entre los comunes ya no me daba tiempo a pillarlo.
Una pareja fue algo más agradecida y pude hacer algo. A veces oía sus reclamos, esos trinos que no se parecen a los chillidos de los vencejos comunes.








Al acercarme a un bosquete de pinos entre las quercíneas, una calzada salió volando a pocos metros de unas ramas bajas, y antes de que se alejara me dejó retratarla un poco. Si os fijáis veréis que tiene unos bultos en los dedos, un amigo cetrero me dijo que es por una enfermedad contagiosa en rapaces.







Al ir bajando la ladera, vino de pronto el águila imperial (Aquila adalberti) sobre los árboles, tan imprevista que no tuve tiempo apenas.






Y termino con la onírica imagen del águila calzada volando al atardecer.



2 comentarios:

  1. Madre mía carlos, de donde sacas el tiempo?. Esa hembra de Gavilán, quien la pillase. Una serie muy buena y entretenida. Saludos desde mi Terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta salida me llevó entre las 6:30 y las 8:45 de la tarde, jejeje. Iba haciendo las fotos conforme iba subiendo y luego bajando mi recorrido.
      Me gustó mucho encontrar la gavilana porque es mucho más esquiva que su macho.
      ¡Saludos!

      Eliminar