miércoles, 2 de mayo de 2012

ZEPA 139


Después del domingo disfrutando de los buitres leonados y alimoches de Sepúlveda, tocaba algo más madrileño, en la para mí desconocida ZEPA 139, unas estepas cerealistas con un tremendo potencial como pronto descubrí.

La primera parada fue el abandonado pueblo de Fresno de Torote. Aquí también me persiguió el mal tiempo, pues nada más llegar había feos nubarrones combinados con trozos de cielo azul pálido que dieron un molesto fondo blanco a las fotos y me arrojaron lluvia a la media hora de llegar.
Pero media hora dio mucho juego, demostrando el fabuloso lugar de aves que es. Empecemos por los cernícalos primilla (Falco naumanni) que crían en su iglesia, y se suponía que allí estarían, pero yo los encontré volando por los campos y posados en cables y arbolillos de ribera. También había algún ejemplar de cernícalo vulgar.
Los puñeteros no se dejaron aproximar... pero son tan bonitos los malditos.












Y observándolos que estaba cuando me avisaron de la presencia de un pajarraco grande y oscuro. Un buitre negro (Aegypius monachus) que patrullaba a lo lejos. Siempre es un placer avistar esta especie que no anida en la Sierra de Segura, donde vivo.



Algunos milanos negros pasaban de cuando en cuando, y un macho de aguilucho lagunero, y me volvieron a avisar entonces de la presencia de otro pajarraco más grande que ellos, que era una especie más familiar para mí, un juvenil de águila real (Aquila chrysaetos).





Seguí mirando los cernícalos, pero una tormenta nos obligó a retirarnos al amparo de un centro comercial. Después de comer, viendo los cielos más despejados (pero con una amenazadora nube de Mordor en el horizonte), probamos suerte con Daganzo de Arriba.
Desde el coche atisbamos a lo lejos un simpático corzo (Capreolus capreolus) por los campos, otra especie ausente en Sierra de Segura, y además es la primera vez que veo uno.





La primera ave que nos recibió fue la abubilla (Upupa epops) buscando bichejos por un merendero. Y cerca de ella algunos alcaudones comunes (Lanius senator).





Al empezar el camino hacia el río apareció una rapaz. ¿Uno de los abundantes milanos negros? Pues no, un águila calzada (Hiraetus pennatus) para hacerme sentir como en casa.





Esperaba ver aves esteparias, y muy a lo lejos se veía un par de avutardas (Otis tarda). Las fotos son una birria, pero tengo que ponerla porque para mí es otra novedad.





A orillas del río había muchas golondrinas, más alto volaban los vencejos, de cuando en cuando se veía algún aguilucho, y en una zona umbría de la ribera se posó este gracioso papamoscas gris (Muscicapa striata).



Muy por encima de las copas de la arboleda destacó una negra silueta de gran rapaz, ni más ni menos que un águila imperial (Aquila adalberti) volviendo a darme un toque familiar de mis latitudes en tierras desconocidas. Justo después se pudo ver un buitre negro a lo lejos.




Viendo que se acercaba la plomiza nube de Mordor bien preñada de tormenta, decidimos desandar de vuelta el camino, escuchando los reclamos del pequeño buitrón, los páridos y de los abejarucos, viendo de cuando en cuando un bonito macho de aguilucho lagunero (Circus aeroginosus) que se dejaba ver mucho, y un ejemplar juvenil de sucio plumaje aún no definido.
También se veían un ratonero y una hembra de aguilucho cenizo a lo lejos sobre los campos, y un solitario buitre leonado dio unas vueltas tras haber hecho lo mismo un buitre negro.







Nos despidieron un par de perdices rojas (Alectoris rufa), ahí va una foto hecha mediante contorsiones en mi asiento del coche. Encima la sinvergüenza no mostró su rostro.



Iba a ver aves esteparias, y al final acabo viendo las dos grandes águilas de nuestra península y el águila calzada, faltó que pasara una culebrera para que esto casi pareciera una mis salidas por la sierra, si no fuera por estos paisajes:




¡Y esto es todo! Un sitio con mucho potencial, mucho.


8 comentarios:

  1. La verdad es que fue un placer descubrir este lugar. No pensaba que tan cerca de casa se podría encontrar tal variedad de rapaces...11 contabilizadas, entre ellas las 4 grandes (y la perdicera que no conseguimos ver esta vez pero que sí está).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, ¡yo pasaría las tardes allí si viviera cerca!
      Tarde o temprano veré una perdicera adulta...

      Eliminar
  2. Menuda salida más completita, y si además muchas de las especies eran novedad para tí, pues la satisfacción es doble! Muy guapo ese corzo a la carrera.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Y más satisfacción de que la lluvia no arruinara la salida entera.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Ese ratejo que salió el sol cundió de lo lindo. Ver el corzo mereció la pena, y además tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que dio tiempo a ver muchos pollos, y el paseo estuvo muy chulo a pesar de lo mal que lo esperábamos :)

      Eliminar
  4. GRAN ELENCO DE RAPACES..........ESA IMPERIAL NUNCA LA HE VISTO.
    SALUDOS CAMPEROS!

    ResponderEliminar
  5. Es curioso acabar viendo un gran repertorio rapaz cuando mi objetivo era disfrutar de las aves esteparias.
    Con las imperiales crucemos los dedos, ¡que parece que van volviendo a criar en zonas donde habían desaparecido!
    Saludos.

    ResponderEliminar