domingo, 11 de marzo de 2012

Regreso a Daimiel, 1ª parte

Después de las condiciones en que encontré las Tablas de Daimiel en noviembre, con feos cielos grisáceos y pobre nivel de agua, he regresado este sábado en muy buena compañía para ver lo que la primavera nos ofrecía en los humedales.
Para los que vivís cerca de marismas o humedales, os resultarán habituales especies que mostraré ahora mismo, pero para mí ha sido una colección de nuevas aves que no había observado aún. Aunque no han faltado sorpresas inesperadas, e incluso la presencia de un zorro y un buitre leonado.

Como la cantidad de fotos es abundante, dividiré esto en dos entradas, dedicando hoy el espacio a las anátidas y otras aves acuáticas del estilo.

Había más variedad de patos que la otra vez. Ánades reales (Anas platyrhynchos), silbones europeos (Anas penelope), porrones comunes (Aythya ferina), porrones pardos (Aythya nyroca), patos colorados (Netta rufina), ánades frisos (Anas streptera), cercetas comunes (Anas crecca), cucharas comunes (Anas clypeata), ánades rabudos (Anas acuta), tarros blancos (Tadorna tadorna) y malvasías cariblancas (Oxyura leucocephala).


Las malvasías, esos patos tan nuestros y al mismo tiempo tan amenazados, estaban en la laguna de aclimatación.




Los grandes tarros blancos se dejaban ver muy bien.





Ahora ambos porrones, el común y el pardo.






El discreto pero finamente dibujado ánade friso.




El silbón europeo.



El abundante y habitual ánade real, pero un ave preciosa sin dudas.




Las cercetas comunes no estuvieron abundantes o visibles, no sé cuál de las dos opciones.




Pasando a los patos que más me llamaron la atención, tanto por sus características como el hecho de no haberlos visto nunca (bueno, en realidad la malvasía sería uno de ellos), aquí tenemos al pato colorado, con su hembra en la segunda foto.





Los patos cuchara, con sus pedazo picos que les dan la apariencia de feos viejos narizotas.








Para el final dejo mi pato favorito, el ánade rabudo, al que por fin he podido ver.











Sus primos más grandotes, los ánsares comunes (Anser anser), también estaban por allí haciendo el ganso, nunca mejor dicho.






Pasando a los rállidos, las fochas (Fulica atra) eran abundantísimas, cómo no.







En cambio, sus parientes las gallinetas (Gallinula chloropus) no se dejaron ver más que de lejos.




Y ahora viene el puntazo, porque en el mismo lugar y al mismo tiempo conseguimos ver a dos rállidos con fama de esquivos y difíciles de ver, la polluela pintoja ( Porzana porzana) y el rascón europeo (Rallus aquaticus), que llegaron incluso a caminar juntos por los carrizos.







Acabaré la entrada con grandes buceadores. Primero los zampullines, el común (Tachybaptus rufficollis) y el cuellinegro (Podiceps nigricollis), sumergiéndose y reapareciendo como corchos, aunque la última especie me dio el culo y no me dejó fotografiar bien su cara con su curioso plumaje nupcial.







Más grande que sus primos menores, el somormujo lavanco (Podiceps cristatus) es una especie que siempre me ha gustado desde niño, por lo que he disfrutado viendo por primera vez sus cortejos. Aunque fue ya por la tarde y la luz no fue muy buena que digamos, cosa que se ve en las fotos del zampullín  cuellinegro de arriba (estaba junto a los somormujos).











Y con esto concluyo la primera mitad de la salida por Daimiel, en la próxima entrada veremos sus rapaces, zancudas y algún que otro pajarillo.

5 comentarios:

  1. -Qué fotazas de los ánades.

    Y qué suerte poder ver y afotar la polluela y el rascón!

    Y esto es sólo la primera parte...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Decir de parte de él que también vimos una pareja de cerceta pardilla.

    ResponderEliminar
  3. Fotazas Carlos! Que pena que aún se haga de noche pronto, habrá que volver =)

    ResponderEliminar
  4. Menudo luagr! Tenía pensado ir esta semana santa, a ver si se puede... muy guapas las fotos, con algunas especies muy interesantes, espero ver la segunda parte.
    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Que ganas de ir alli, un brindis por esa Porzana porzana......
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar