martes, 28 de febrero de 2012

Se escucha la primavera



Sé que más de uno pensará que debería ser "se huele la primavera", pero yo digo que se escucha por los constantes cantos y reclamos de aves.

Qué mejor forma de celebrar el Día de Andalucía que yendo a uno de nuestros lugares más especiales: la Sierra de Andújar. La zona recreativa del Encinarejo estaba atestada de domingueros y familias armando follón, pero seguí el curso del Jándula por donde no había ni un alma, y el paseo fue muy agradable entre cantos de avecillas, reclamos y tamborileos de picos picapinos y pitos reales, el chapoteo de los galápagos que se lanzan al agua, los conejos corriendo por la orilla, los córvidos montando gresca como siempre, etc...

Lo que más me ha gustado fue encontrarme con el vuelo nupcial de una pareja de azores (Accipiter gentilis), planeando en círculos a una altura tremenda que es lo más alto que podemos ver volar a un ave tan forestal y discreta. Creo yo que era una pareja, porque primero vi lo que indudablemente era una gran hembra, desapareció perdiendo altura hacia mi derecha, y al poco rato apareció desde mi izquierda un azor menos corpulento y grande a simple vista.
Las tres primeras cutrefotos son de la hembra, las otras dos del supuesto macho.








También los ratoneros (Buteo buteo) estaban galanteando a su manera, haciendo como que se atacaban en el aire.



Se escucha ya el canto de las abubillas (Upupa epops). Como es mi pájaro preferido de la infancia, quise buscar una, y encontré una posada en lo alto de un árbol pelado del río, aunque con la mala suerte de estar a contraluz.



Al que sí pillé mejor fue a este mito (Aegithalos caudatus). Comprenderán la dificultad de afotar a este pequeño duendecillo del bosque quienes lo han visto saltar y revolotear constantemente entre las ramas.




Mucho mejor modelo es el petirrojo (Erithacus rubecula), posándose a mi lado sin ningún miedo (tanto que la foto ni está recortada). Creo que será uno de los ejemplares que acostumbran a venirse conmigo esperando que les dé miguitas de mi bocadillo.



Me parece que las próximas visitas, cuando no haya tanta gente, serán prometedoras, y espero más fotos de rapaces y conseguir retratar reptiles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario