miércoles, 25 de enero de 2012

Se nota el buen tiempo

Esta semana ha traído unas soleadas tardes de clima bastante agradable, que se ha traducido en más jovialidad en el bosque: se oyen más trinos, el arrullar de las palomas torcaces, y hasta el tamborileo del pico picapinos.

A las rapaces parece que también les apetece estirar las alas. Justamente ayer comenté que no es muy frecuente encontrarse con los buitres leonados (Gyps fulvus) aquí donde vivo... y ahora, tras el encuentro de ayer, a mediodía vi este otro planeando sobre la carretera, y luego más tarde vi dos desde la mismita ventana de mi dormitorio.




También tenía ganas de darse paseos el gavilán macho (Accipiter nisus) de la zona donde suelo salir a intentar pajarear. Apareció en tres ocasiones, y en la última de ellas procuré retratarlo pese a la condenada agilidad que tiene el maldito bicho.









Y, mientras tanto, a este pequeño jilguero (Carduelis carduelis) le importa todo esto un carajo, él sólo quiere empacharse a semillas. Buen provecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario