martes, 10 de enero de 2012

Empezando el curso con las imperiales.

Desde que el día 30 de noviembre vi tres ejemplares juveniles de águila imperial ibérica, la primera vez que observaba la especie, me alegré mucho de poder disfrutar la especie otra vez cuando el 22 de diciembre vi a una de ellas, que presentaba una marca en su ala izquierda.
Le faltaban plumas, detalle que me ha servido para saber que hoy he visto a otra de las tres hermanas. La lástima es que estaba lejísimos y las fotos son un asco. Luego se posó en un pino, también lejísimos, y para cuando conseguí llegar más cerca... ya se había marchado (los molestos arrendajos hacían de las suyas y no aguantó tanto acoso).










Y ahora, os enseño fotos del lugar, sacadas con la compacta Olympus. Una es del lugar donde estaba el ave, y otra a la inversa, con las vistas como si fuera desde la perspectiva de quien está allí arriba y observa el lugar desde donde yo sacaba fotos (sí, me metí esa paliza de escalada).





Espero que se queden más tiempo, y así con mi habitual mezcla de paciencia y potra, poder fotografiarlas desde la distancia de aquel 30 de noviembre... ¡¡pero con un 500mm!!

2 comentarios:

  1. Ojalá sepas por dónde se mueven exactamente y un día las pilles "desprevenidas" (empieza a esconderte, joe XD).

    ResponderEliminar
  2. -Por allí ves imperiales como por aquí cernícalos. Estarás harto de tanta águila imperial!!!

    -Saludos

    ResponderEliminar