miércoles, 11 de enero de 2012

El terror de los pajarillos.

Así lo titulo porque las dos aves a las que he estado observando esta tarde tienen en común ser grandes predadoras de pequeños paseriformes.

Empiezo con el alcaudón real (Lanius meriodionalis) que estaba por los olivares, ese aparentemente inofensivo pajarito que, visto de cerca, muestra un buen pico de carnívoro y hace presa en fringílidos y pequeños roedores y reptiles, a los que acostumbra a ensartar en las espinas de los arbustos para almacenarlos.




El siguiente amigo no se dejó ver mucho rato, y encima volando con mucha agilidad y velocidad, este gavilán (Accipiter nisus).
Pasó haciendo unos pocos círculos sobre la cima del pinar de la entrada de ayer, y aunque se vea mal, al menos se nota el característico color naranja del pecho de los machos de esta especie.







3 comentarios:

  1. Buen par de pajareros,aunque sin duda el gavilan se lleva la palma pues es estrictamente ornitofago...!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  2. -Dónde hay pájaros pequeños suele haber gavilanes y alcaudones reales. Siempre está el alcaudón en un cable, en un árbol o en cualquier posadero esperando el despiste de algún fringílido, y el gavilán aunque se ve menos que el alcaudón también es frecuente, por lo menos por mi zona...

    Buen documento

    ResponderEliminar
  3. El alcaudón real es fantástico, un ave realmente admirable. Del gavilán no te digo nada porque estoy acostumbrado a verlos, pero sin duda también es fabuloso!
    Salu2

    ResponderEliminar