jueves, 5 de enero de 2012

Almorzando con águilas y buitres.

Después de haber visto un ejemplar aislado de buitre negro en la Sierra de Andújar el martes, hoy decidí ir allí de nuevo, justamente a pasar las horas del mediodía, pertrechado de bocata y cámara.

Nada más llegar y antes ni siquiera de bajar del coche, una pareja de águila imperial ibérica (Aquila adalberti) cicleaba por allí. Estaban algo lejos, pero se les ven muy bien sus colores de adultos, fijaos en ese blanco puro que tienen en los hombros. Es la primera vez que veo adultos tras otras ocasiones observando juveniles, y encantado que estoy.






Mientras me zampaba mi comida (bocadillo de jamón con aceite, como buen andaluz de Jaén, y un trozo de roscón de reyes) junto al río Jándula, en el lugar donde la gente se sienta con sus telescopios a esperar avistar al lince ibérico, empezaron a  aparecer muchos buitres leonados (Gyps fulvus) y unos pocos buitres negros (Aegypius monachus). Los negros eran los que menos se acercaban, pero de todos modos los pude disfrutar mejor que el martes.












Yo pensaba que eran voladores silenciosos, por lo que me llamó la atención comprobar que a veces emitían una especie de "wek wek wek" monótono y discreto. Otro sonido curioso fue el ulular de un cárabo que por lo visto fue descubierto y acosado por los siempre molestos rabilargos. Escuchar los "maullidos" de un mochuelo ya sí fue algo menos raro.

Sus primos los buitres leonados son unos modelos más agradecidos y posan así de bien para la cámara.










Y para que os hagáis una idea de lo genial que es comerte un bocata de jamón de esta manera, aquí termino con una foto del panorama que tenía ante mí.


4 comentarios:

  1. Ojalá los buitres negros se hubieran acercado más.
    Las águilas imperiales podrás fotografiarlas en Torres, así que...

    ResponderEliminar
  2. Ya, aunque las de Torres son ejemplares juveniles y ni sé cuánto se quedarán.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carlos. Vaya almuerzo te pegastes mientras veías a los buitres, así da gusto. La verdad es que la Sierra de Andujar no defrauda, tengo ganas de volver. Tienes un blog bastante interesante. Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias! La verdad es que tengo suerte de tener cerca sitios así.

    ResponderEliminar