jueves, 29 de diciembre de 2011

No sólo aves.

Pues el título ya lo dice, me apetece una entrada con fotos de animales que no sean por una vez emplumados.
Todas están hechas en mi pueblo de origen, Bailén (Jaén), en los olivares de sus afueras o en las charcas que por allí hay.

Empezaré con un pequeño conejo (Oryctolagus cuniculus), al que sorprendí dentro de los muretes que rodeaban un viejo pozo. Como su puerta de escapatoria le pillaba un poco lejos, optó por no moverse y pasar inadvertido por si yo no le había visto.



Y ahora una ranita meridional (Hyla meridionalis) con distintas iluminaciones al amanecer. Me encantan estas pequeñas ranas con dedos adhesivos para pasar tanto tiempo en las ramas.




Y algunas de las muchas ranas comunes (Pelophylax perezi), estando la de la última foto en un pozo.







Una salamanquesa (Tarentola mauritanica), que aunque nos parezca muy corriente, los que no conocéis sobre animales debéis saber que este reptil sólo vive en países en torno al Mediterráneo.




Y este bicho, el cangrejo de río americano (Procambarus clarkii), es en cambio un invasor de fuera de nuestro continente que está suponiendo un serio problema ecológico, desplazando al autóctono cangrejo de río ibérico.






Esta tarde me ha llegado mi 500mm, espero que la próxima entrada sea con fotos dignas hechas con él.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Más de viajes invernales: Segovia

Continuando con una anterior entrada (pincha para verla) sobre un viaje en el especialmente frío invierno de 2005. Después de Ávila, le toca el turno a la preciosa Segovia, donde las trazas medievales conviven con elementos posteriores y huellas romanas.
Imposible no mencionar su emblemático alcázar que incluso aparece en videojuegos extranjeros (click, y otro click), ofreciendo verdaderas estampas invernales al mirar la ciudad desde su imponente torre que representa la estética más medieval de esta fortaleza tantas veces alterada.














Habiendo sido desde residencia de reyes a prisión del estado y academia de artillería, su uso público hace que el interior esté decorado con parafernalia guerrera para llamar la atención de los visitantes, aunque cuando yo fui en 2005 la cosa fue muy sobria y sólo había unas pocas armaduras como la de la imagen:


Otra parada obligatoria es la catedral de Santa María de Segovia, donde el Gótico y el Renacimiento me acogieron mientras empezaba a nevar.









Y no, no me he olvidado del acueducto romano, aquí lo tenemos, siempre en nuestra mente cuando tenemos un largo puente de días de fiesta (aunque a eso le quedan dos telediarios).


jueves, 22 de diciembre de 2011

Regreso imperial

Después de aquella increíble tarde en la que vi tres juveniles de águila imperial ibérica (Aquila adalberti) volando sobre unos peñascos entre Torres de Albánchez y Villarrodrigo (Jaén), en la que presencié un espectáculo incomparable y pensé que no vería más esas fabulosas aves... no me imaginaba encontrarme una de nuevo.
Iba por la tarde por mi carretera habitual cuando vi algo parecido a un buitre leonado, paro el coche, saco la cámara... y era esto de aquí. La foto no es buena, pero es lo que hay porque el animal se largó pronto.


Por una parte me alegro muchísimo, pero por otro lado no sé si preocuparme y pensar mal al ver el estado en el que tiene el ala izquierda, y la ausencia de sus dos hermanos. No sé si simplemente se habrá peleado con un águila real y sus hermanos no estaban por ahí cerca volando en ese momento, no quiero pensar fatalidades peores.
Como anécdota, es tal vez posible que hubiera visto a las tres imperiales el pasado día 15 gracias a mis alumnos, que me dijeron que en el recreo vieron unos pájaros enormes, y yo más tarde vi tres rapaces planeando sobre los peñascos de Villarrodrigo. No sé si serían buitres leonados, demasiado lejos, sólo pude ver que ponían las alas planas como las imperiales y no con ligera forma de V como hacen los leonados, pero no sé si eso basta.

Y para que no quede sosa la cosa con una sola foto (aunque no puede ser nada soso hablar de una de las joyas de nuestra fauna), pongo unas fotos de cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) de ambos pueblos. Que por mucho que lleven "vulgar" en el nombre, me encantan estos halconcitos.





martes, 13 de diciembre de 2011

Aves de Elechas (Cantabria). 2ª parte: rapaces y otras aves de los prados

Continuando con la anterior entrada de las aves cántabras con las que estrené la réflex con su 300mm este verano, sigo ahora un poco más alejado de la bahía para repasar lo visto por el pueblo y los prados.

Las rapaces más abundantes fueron, sin ningún género de duda, los ratoneros (Buteo buteo), los milanos negros (Milvus migrans) y los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus). Siempre posados en los postes y cables los ratoneros, planeando sobre los campos e incluso el pueblo los milanos, y cerniéndose sobre los prados los cernícalos, estampas todas ellas muy cotidianas y presentes en mi memoria.

Empecemos por ver a uno de los muchos ratoneros, un ejemplar que estaba volando cerca de la ensenada un día muy nublado.




Y los siempre abundantes milanos.






Pasemos a los cernícalos, bonitos halconcitos, tanto posados como en su característico vuelo cernido a la caza de roedores.







También rondaban por allí unos halcones peregrinos (Falco peregrinus), a los que observé en una ocasión acosar y atacar con saña a un milano para expulsarlo de sus dominios. Aquí podemos ver a este par en un día que andaban planeando sobre el mirador de Elechas.



Esto es lo frecuente, pero también pueden aparecer sorpresitas, como el azor (Accipiter gentilis) al que referí en esta entrada, que salió de entre los eucaliptos acosado por un cernícalo. O el abejero (Pernis apivorus) de esta otra entrada, que estaba posado en un prado hasta que se asustó de mi coche y se posó en un eucalipto.




Aunque no sean rapaces, las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) son magníficas cuando nos regalan sus elegantes planeos sobre el pueblo.


Y terminemos con algunas de las aves más humildes que siempre andan por los prados. Cornejas negras (Corvus corone), tarabillas comunes (Saxicola torquata), golondrinas comunes (Hirundo rustica) y Estorninos negros (Sturnus unicolor).






Dejaré que la ensenada se despida así de vosotros.