lunes, 26 de diciembre de 2011

Más de viajes invernales: Segovia

Continuando con una anterior entrada (pincha para verla) sobre un viaje en el especialmente frío invierno de 2005. Después de Ávila, le toca el turno a la preciosa Segovia, donde las trazas medievales conviven con elementos posteriores y huellas romanas.
Imposible no mencionar su emblemático alcázar que incluso aparece en videojuegos extranjeros (click, y otro click), ofreciendo verdaderas estampas invernales al mirar la ciudad desde su imponente torre que representa la estética más medieval de esta fortaleza tantas veces alterada.














Habiendo sido desde residencia de reyes a prisión del estado y academia de artillería, su uso público hace que el interior esté decorado con parafernalia guerrera para llamar la atención de los visitantes, aunque cuando yo fui en 2005 la cosa fue muy sobria y sólo había unas pocas armaduras como la de la imagen:


Otra parada obligatoria es la catedral de Santa María de Segovia, donde el Gótico y el Renacimiento me acogieron mientras empezaba a nevar.









Y no, no me he olvidado del acueducto romano, aquí lo tenemos, siempre en nuestra mente cuando tenemos un largo puente de días de fiesta (aunque a eso le quedan dos telediarios).


2 comentarios:

  1. Bufff, encima nevado, mola mucho más.

    ResponderEliminar
  2. Está brutal con nieve!. Eso me recuerda que nunca he vivido unas navidades blancas, snif.

    ResponderEliminar