sábado, 19 de noviembre de 2011

El enemigo de las avispas

El abejero europeo (Pernis apivorus), antes conocido como halcón abejero, es una de nuestras aves rapaces más singulares por su alimentación especializada, más incluso que la de la culebrera europea.
Pese a su nombre, no se alimenta tanto de abejas, le gustan más los nidos de avispas y abejorros que desentierra con sus garras en los campos y prados adyacentes a los bosques en los que anida. No se sabe con seguridad la manera en que evita las picaduras de los himenópteros, se dice que las plumas de su cara son especialmente duras como escamas, o que las plumas de todo su cuerpo tienen un componente químico que le protege. El caso es que es un empedernido consumidor de las larvas de estos insectos.



Y, pese a su antiguo nombre de "halcón", es más bien similar a un ratonero (Buteo buteo), especie con la que en verdad es confundido, como a mí mismo me pasó cuando me encontré a mediados de agosto con este ejemplar en los prados que hay en las afueras de Elechas (Cantabria) y que dan a la bahía de Santander.
Iba con el coche por esos prados de vuelta a casa tras observar las aves acuáticas, cuando de pronto levantó el vuelo una rapaz marrón desde el suelo, y pensé que sería un ratonero. Esa rapaz se posó en un eucalipto bien a la vista, así que no dudé en tirarle tres fotos con mi 300 mm, hasta que llegó un todoterreno y me fastidió la observación.
Aunque de primeras pensé que era un ratonero, luego más tranquilamente vi que era un abejero, con su típica postura bastante horizontal en la rama, y esas dos características de su rostro: los ojos tan redondos sin ese "ceño" agresivo de otras rapaces, y su pico fino adaptado a extraer las larvas de avispas de sus nidos.

Y, ya que he nombrado al ratonero, aquí dejo una imagen de uno que fotografié esta misma semana en Torres de Albánchez (Jaén).

1 comentario: