martes, 1 de noviembre de 2011

Combate aéreo

Estas imágenes se corresponden al 13 de agosto de este año, en las afueras del pueblo cántabro de Elechas, más concretamente en el paseo que tiene por la bahía de Santander.
Los agudos chillidos de una rapaz me hicieron levantar la vista y encontrarme con un hermoso ejemplar de azor (Accipiter gentilis).


Al poco rato pude ver la causa de su huida y al emisor de los chillidos: un cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) que le acosaba para expulsarlo.









El cernícalo atacaba tan furibundamente que, finalmente, el pirata de la espesura tuvo que marcharse de los dominios del pequeño halcón, harto de recibir embistes.
Cerca de esa misma zona, casi dos semanas antes, pude observar a un halcón peregrino (Falco peregrinus) hacer lo mismo con un milano negro (Milvus migrans), aunque por entonces no tenía la réflex y sólo puedo dejar una imagen (lejana y mala)  del día 30 de julio de uno de los dos halcones que veía en Elechas.



Aunque las fotos no son gran cosa por la distancia, la verdad es que disfruté mucho siendo espectador del acaecer de la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario