domingo, 16 de octubre de 2011

Chotacabras cuellirrojo

Dedicaré la primera entrada de este nuevo blog a una de las aves que más me llaman la atención en mis salidas, y no sólo por lo relativamente fáciles de observar que son.
El chotacabras cuellirrojo (Caprimulgus rufficollis) se diferencia de su primo, el chotacabras europeo (Caprimulgus europaeus), sobre todo por su collar de plumas color herrumbre. Otras diferencias son que ambos sexos presentan esas marcas blancas en ala y cola (sólo presentes en el macho de la otra especie) que casi parecen marcas reflectantes cuando los sorprendemos con los faros de nuestro coche, y su distinto reclamo, además de que esta especie sólo vive en la Península Ibérica y en el norte de África.

Rara era la noche que no me encontraba algún ejemplar posado en las carreteras de olivares de las afueras de Bailén, siendo siempre agradable encontrar posado alguno hasta que se harta y emprende el vuelo, por mucho que les guste posarse sobre el asfalto ligeramente más caliente que la tierra de los campos. Otras observaciones menos frecuentes en estas salidas nocturnas y veraniegas (el ave es migratoria y nos visita durante los meses de buen tiempo) eran los mochuelos y las lechuzas, y alguna sorpresa como un lirón careto.

Y sin más, ahí va una foto de finales de agosto en la que podemos ver su críptico plumaje con el que es casi imposible encontrar uno camuflado durante el día, y sus ojazos de ave nocturna.





No hay comentarios:

Publicar un comentario