sábado, 10 de noviembre de 2018

Otra sesión cordobesa en Sierra Morena




Esto enlaza inmediatamente con lo visto en la entrada anterior. El día 12 de octubre ya vimos que lo dediqué durante la mañana a ver aves en el sevillano paraje del Brazo del Este junto a José Carlos Sires, yendo por la tarde hacia Córdoba para pasar allí el resto del fin de semana con Esperanza Poveda.

Llegamos un poco apurados de tiempo, la verdad, pero tuvimos rato de sobra para estar antes del atardecer en el entorno del río Guadalbarbo viendo roqueros solitarios, aviones roqueros, escribanos montesinos, currucas, petirrojos, arácnidos, unos murciélagos de tamaño medio sin identificar (creemos que hortelanos) y la maravillosa aparición a última hora de la tarde de los enormes nóctulos gigantes. El nóctulo gigante es nuestro mayor quiróptero y no pasa por sus mejores momentos en muchos lugares, por lo que pensamos que podríamos reforzar esta población con cajas nido.
Acabamos la corta salida tomando unas buenas raciones caseras de lomo de orza y chorizo en El Vacar, porque nos gusta darnos estos homenajes.



Roquero solitario (Monticola solitarius)

Eusparassus dufouri

Eusparassus dufouri

Rana común (Pelophylax perezi)

Escorpión (Buthus occitanus)

Nóctulo gigante (Nyctalus lasiopterus)

Nóctulo gigante (Nyctalus lasiopterus)



El día siguiente lo pasamos al completo por recónditos parajes de Sierra Morena en los que disfrutamos, por supuesto, de su excelente comunidad de aves rapaces. Ya he dicho más de una vez que las rapaces son uno de los platos fuertes de esta cordillera y así suele quedar patente cada vez que salgo por alguno de sus sectores.


Buitre leonado (Gyps fulvus)

Buitre negro (Aegypius monachus)

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Gavilán (Accipiter nisus)

Águila imperial (Aquila adalberti)

La fauna más pequeña no quedó nada deslucida por haber visto grandes especies de aves rapaces. Justamente algunos de estos animales tuvieron bastante protagonismo, sobre todo el murciélago de herradura que vimos en un cortijo abandonado. También fue muy destacable para mi gusto la mariposa del madroño, aunque no fue posible obtener testimonio gráfico.



Trithemis annulata

Trithemis kirbyi

Lestes viridis devorando su presa

Escorpión (Buthus occitanus)

Murciélago de herradura (Rhinolophus sp.)

Ganas de tirotear cualquier cosa

La tarde la acabamos junto a una lagunita/charca en la que pescaban los martines pescadores y se congregaban numerosas lavanderas blancas en su dormidero. Por la noche empezaron a cantar los sapos parteros ibéricos sin que consiguiéramos ver ninguno, aunque sí pudimos ver una hembra de araña lobo con su prole a cuestas y un macho de mantis africana.
En aquella ocasión la noche la rematamos con unas albóndigas al curry.


Lavandera blanca (Motacilla alba)

Posiblemente estuvo por allí la nutria hartándose de cangrejos

Araña lobo (Hogna radiata)

Mantis africana (Sphodromantis viridis)



El domingo tenía que marcharme por la tarde y encima empeoró el tiempo, de modo que sencillamente dimos una vuelta por el parque periurbano de Los Villares viendo pajarillos forestales y unas buenas vistas de la ciudad antes de volver a casa para comer carrilleras al Pedro Ximénez.



Trepador azul (Sitta europaea)

Agateador común (Certhia brachydactyla)






Después tocó el regreso a Ubrique, afortunadamente una hora más corto que cuando lo hago desde mi pueblo, con la grata sensación de que siempre nos salen cosas bien chulas cuando nos juntamos los tres.






miércoles, 7 de noviembre de 2018

El arrozal a punto




El día 12 de octubre no tenía clases por motivos obvios y me preparaba para un buen fin de semana bichero en Córdoba, pero primero tenía que recoger a José Carlos Sires en Sevilla y pensé que ya de paso podríamos aprovechar la mañana pajareando en el Brazo del Este.

Allí quedé con Emilio Pineda y él y no tardamos en disfrutar del rico repertorio que siempre ofrece este maltratado paraje de arrozales y arrinconados restos de marisma.
Multitud de avefrías, anátidas, algunas limícolas, calamones con comportamiento arisco tras las reprimendas de los arroceros, moritos, garzas, etc...


Garceta grande (Egretta alba)

Morito (Plegadis falcinellus)

Avefrías (Vanellus vanellus)

Garza real (Ardea cinerea)

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Águila pescadora (Pandion haliaetus) molestada por un aguilucho lagunero (Circus aeruginosus)

Calamones (Porphyrio porphyrio)

Ánades rabudos (Anas acuta)

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Garza real (Ardea cinerea)

Ánades frisos (Anas strepera)

Avefrías (Vanellus vanellus)

Andarríos bastardo (Tringa glareola)

Cuando Emilio tuvo que dejarnos seguimos allí porque nuestra intención era estar hasta el mediodía y después ir a Córdoba para pasar la tarde. Estuvimos disfrutando de la abundancia de espátulas en los terrenos cosechados y la presencia de muchas cigüeñas negras invernantes, llamándonos la atención ver todavía algunas estivales en migración como los aviones zapadores o las lavanderas boyeras al mismo tiempo que aún había machos en celo de tejedor amarillo.


Espátula (Platalea leucorodia)

Cigüeñas negras (Ciconia nigra)

Cigüeña negra (Ciconia nigra)

Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

Avión zapador (Riparia riparia)

Cigüeñas blancas (Ciconia ciconia)

Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus)

Espátulas (Platalea leucorodia)

Espátulas (Platalea leucorodia) y cigüeñas blancas (Ciconia ciconia)

Lavandera boyera (Motacilla flava)

Espátulas (Platalea leucorodia)

Espátulas (Platalea leucorodia)

Garceta grande (Egretta alba)

Tejedor amarillo (Euplectes afer)

Después de esto no he vuelto todavía por allí. Con la cosecha del arrozal y la quema de rastrojos se dificulta la observación de aves, por lo que no merece demasiado la pena desplazarme desde Ubrique hasta que la cosa vuelva a tranquilizarse.
Ya volveré este mes, supongo, mientras tanto aquí dejo esta última vivencia con las imágenes finales de los nutridos bandos de gorrión moruno (Passer hispaniolensis) comiendo el grano caído de la cosecha. Pronto contaré el fin de semana que pasé en Córdoba justo después de esta sesión marismeña.