lunes, 20 de enero de 2020

Aves esteparias y carricerines reales en Ciudad Real






Mi medio más genuino es la sierra como todos sabéis, sobre todo ese inmenso reino calizo de las Béticas, y según donde me toque trabajar también he frecuentado mucho los ambientes marismeños. Pero los llamados entornos esteparios los tengo más olvidados y siempre agradezco mucho poder ir a observar aves que casi nunca veo como la avutarda, el sisón o las dos especies de gangas.

Por eso me pareció una idea maravillosa ir en busca de estas aves por la comarca de Campo de Calatrava en Ciudad Real. Para ello el 25 de diciembre me di un buen madrugón para quedar con José Márquez y su amigo Emilio antes de salir juntos hacia Castilla-La Mancha.
Lamentablemente la niebla está a la orden del día en estas mañanas invernales de las zonas llanas y nos dificultó mucho encontrar aves, fastidiándonos unas observaciones de avutardas que de otro modo hubieran sido maravillosas. Pero no es negativo del todo, ya poder verlas junto con el ocasional vuelo cercano de algunas ortegas y gangas ibéricas fue un buen comienzo.


Ortega (Pterocles orientalis)

Ganga ibérica (Pterocles alchata)

Avutardas (Otis tarda)

Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus)

Avutarda (Otis tarda)

Para cuando encontramos un nutrido grupo de sisones (perfectamente unos 250 ejemplares) la niebla era tan espantosa que escogimos darnos un respiro yendo a la laguna de Navaseca y las Tablas de Daimiel.
La laguna mostraba su habitual repertorio de anátidas con los tarros blancos y las malvasías junto a los infaltables flamencos, mientras que por las Tablas disfrutamos de algunos gansos y grullas.



Ánsares comunes (Anser anser)

Grullas (Grus grus)

Mochuelo (Athene noctua)

Grullas (Grus grus)

Cucharas (Spatula clypeata)

Anátidas entre las que se incluyen las malvasías

Tarros blancos (Tadorna tadorna)

Flamencos (Phoenicopterus roseus)

Porrones comunes (Aythya ferina)

En las Tablas quisimos ver bigotudos, algo que hubiera sido sin duda uno de los mejores momentos del día de haberlo conseguido, pero a cambio tuvimos otro gran momento viendo otra especie que supuso una bien recibida novedad y además con observaciones de calidad.
Hablo del carricerín real, el único carricerín que tenemos como reproductor habitual pero con una población bastante restringida. Precisamente este enclave es uno de los que cuentan con este pajarillo del que pudimos ver dos ejemplares distintos alimentándose al borde del agua tal y como enseñan las guías de aves.



Carricerín real (Acrocephalus melanopogon)

Por la tarde, ya con sol, pudimos acudir a última hora al sitio de los sisones y ya poder disfrutarlos en condiciones. Las fotos son lo que se puede hacer buenamente con un ave que se puede espantar desde bastante distancia (con razón por la presión que siempre han sufrido), pero bastan para que nos percatemos de su gran número y de que había muchísimas gangas ibéricas mezcladas con ellos.
También antes de irnos pudimos ver bastantes avutardas para redondear del todo la sesión de aves esteparias.


Sisones (Tetrax tetrax)

Sisones y gangas ibéricas

Gangas ibéricas (Pterocles alchata)

Avefría (Vanellus vanellus)

Avutardas y gangas ibéricas

Avutardas (Otis tarda)

Avutardas (Otis tarda)

Sisones y gangas ibéricas

Así con 350 gangas ibéricas (las ortegas fueron muchas menos, unas 14), el gran grupo de 250 sisones y 105 avutardas aproxidamente nos dimos un buen homenaje con estas aves que yo al menos no veo nada a menudo... de hecho llevaba un año sin verlas.
Y sin olvidarnos de las muchas risas y anécdotas cada vez que nos juntamos para una salida de campo, algo de lo que habrá mucho más durante estos días de publicaciones navideñas.






viernes, 17 de enero de 2020

La Sierra de Segura reventando agua



El Saltaor

Con esta entrada recopilaré las vivencias por la Sierra de Segura poco antes de las vacaciones navideñas, que para nada fueron pocas como vamos a ver.

La lluvia y los cielos plomizos dominaron aquellos días que incluso dejaron nieve en grandes montañas como La Sagra, si bien alguna vez salió un poco el sol, pero no impidió continuar con los avistamientos de quebrantahuesos con los dos ejemplares inmaduros que una tarde volaban muy cerca de Santiago de la Espada.


La Sagra

Buitre leonado (Gyps fulvus)


Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

Santiago de la Espada

Águila real (Aquila chrysaetos)

El Tranco

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

La Sagra

Algunos días la oscuridad reinaba y las precipitaciones caían muy fuertemente, provocando que las cascadas surgieran por casi cualquier rincón de esta sierra caliza tan kárstica. Aprovecho para reivindicar nuevamente que el nombre de Sierra del Agua que propusieron en un libro sobre este macizo montañoso no podría ser más adecuado.

No pude resistirme a visitar el último día que pasé por allí antes de las vacaciones la cascada de El Saltaor, cerca de las aldeas de Los Teatinos y Los Atascaderos.
A pesar de lo poco propicio de aquellos días para la observación de aves tuve la gran suerte de ver dos zorzales reales cerca de La Toba.



Ciervo (Cervus elaphus)

El Saltaor

Cabra montés (Capra pyrenaica)


Cabras monteses (Capra pyrenaica)


Zorzal real (Turdus pilaris)



El día 20 de diciembre llovía a mares y me apeteció enormemente darme un homenaje quedándome a comer en la Venta Ticiano, con un menú consistente en potaje con setas y trucha con jamón muy adecuado para un día frío y lluvioso.
Tanta lluvia animaba a una salida nocturna de anfibios, pero el temporal era tan fuerte que podía ser hasta peligroso y decidí interrumpirla viendo sólo algunos sapos comunes y corredores.




Sapo común (Bufo spinosus) adulto

Sapo común (Bufo spinosus) juvenil

Sapo corredor (Epidalea calamita)

Con esto ya podré pasar dentro de poco a relatar lo visto durante las fiestas navideñas pasando por estepas y marismas y tendremos unas muy frescas notas de variedad antes de volver con la naturaleza segureña de lleno.

Antes de acabar del todo, he hecho un montaje para comparar algunos enclaves antes y después del temporal. La imagen habla por sí sola.