viernes, 19 de enero de 2018

Lloviendo




Mi regreso a la Sierra de Grazalema la semana pasada ha estado marcado por el frío y la lluvia. Daban ganas de quedarse junto al acogedor fuego como en la primera foto, pero tras tantos días sin pisar esto quería dar alguna vuelta y lo cierto es que tenía mucho atractivo esta sierra con sus estampas de oscuro ambiente invernal.

Además de lo habitual con buitres (Gyps fulvus) y cabras monteses (Capra pyrenaica) también se dejaron ver una pareja de azores (Accipiter gentilis) y un halcón peregrino que no pude fotografiar.








Pinsapo






Esperé pacientemente una noche apropiada para salir a buscar anfibios, escogiendo una zona bastante productiva en la frontera entre dos provincias (Cádiz y Málaga) y dos parques naturales (Sierra de Grazalema y Los Alcornocales). De hecho, si sois observadores veréis que en algunas fotos se ve la característica roca arenisca de Los Alcornocales en lugar de la roca caliza que suele salir bastante más en las fotos del blog.

Como suele ser normal, abundaron los hallazgos de sapo corredor (Epidalea calamita) y rana común (Pelophylax perezi), agregando un par de ranitas meridionales (Hyla meridionalis) al repertorio que puedo encontrar también en mi Jaén natal. Lo distinto llegó con los sapillos moteados (Pelodytes ibericus) y las salamandras penibéticas (Salamandra longirostris).
Además vi un sapo común, que me ahorro poner por aquí por el mal estado en que se encontraba el pobre...

También he vuelto a la dinámica de ir visitando marismas sevillanas y gaditanas, con vistas a ir conociendo algunas nuevas... pero eso ya tocará en su momento.





















martes, 16 de enero de 2018

Algo se pudo hacer




Estas navidades, tal como dije en una publicación anterior, he salido más bien poco de campeo pese al mucho tiempo libre del que dispuse. El tiempo no fue nada favorable y encima no compensó apenas lloviendo, pero algo pude ir sacando como digo en el título.

Teniendo Sierra Morena tan cerca de mi pueblo (Bailén), aproveché una tarde muy despejada (de lo poquísimo que hubo así) para ir al Desfiladero de Despeñaperros sabiendo que las grandes rapaces tendrían muchas ganas de salir al fin a estirar las alas.
Obviamente encontré muchos buitres leonados (Gyps fulvus) y me sorprendió gratamente encontrar tres buitres negros (Aegypius monachus) entre ellos. También volaban algunos cuervos (Corvus corax) y bandos de gaviotas sombrías (Larus fuscus), y por los roquedos cuarcíticos triscaban unas cabras monteses (Capra pyrenaica).















En dos puntos diferentes he visto grandísimas concentraciones de alcaravanes (Burhinus oedicnemus). Les hice algunas fotos a distancia mientras ellos confiaban en su camuflaje inmóviles, como siempre, pero una tarde (la misma de la salida por Despeñaperros) aproveché que una furgoneta circulaba por un carril levantando a unos cuantos de ellos para pillarlos en vuelo al pasar bastante cerca de mí con la luz de mi parte.

Otra oportunidad que aproveché en mi pueblo fue la única noche en la que llovió más o menos bien sin ser de madrugada para poder buscar anfibios. Solamente encontré dos especies, el sapo corredor (Epidalea calamita) y el gallipato (Pleurodeles waltl), pero con este último tenía especiales ganas al no haber visto ninguno durante el otoño y ya iba siendo hora.













Con la otra entrada sobre la Sierra de Andújar y esto concluye lo único que hice de salidas bicheras en Navidad por Jaén, pero justo antes de retomar el curso escolar en enero hice una escapada por la parte cordobesa de Sierra Morena que ha merecido una publicación propia. Próximamente la veréis por aquí.